• China encendió el entusiasmo con una fiesta majestuosa •

© Candidman

BEIJING.— Se sabía que sería espectacular e inolvidable, pero apenas había una idea vaga del cómo y cuánto. Con la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos Beijing 2008, en un pletórico Nido de Pájaro, los chinos tiraron su primer golpe en su afán de enamorar los corazones del mundo entero.

El momento lo ameritaba.

Era la famosa cita del 8, del 8, de 2008, a las 8.

© Candidman

El número de la buena suerte.

China no escatimó dinero, ingenio ni nada de esfuerzo.

Y recurrió a toneladas de pólvora —inventada por esta civilización hace más de mil años— para iluminar el cielo con juegos artificiales, como una expresión de alegría, júbilo y orgullo.

Una fiesta en la que no se extrañó a nadie. Ni a Steven Spielberg, quien declinó participar en la ceremonia por presiones en favor del Tíbet.

Pero, obvio, nadie lo extrañó porque el también cineasta Zhang Yimou se encargó de preparar una suculenta narración de 300 millones de dólares, que durante más de cuatro horas hizo vibrar a 90 mil personas en el Nido de Pájaro y unos 4 mil millones de televidentes.

Y hubo de todo:

  • guerreros de terracota
  • bailes tradicionales
  • disciplina y sincronía china
  • cielos iluminados

Como colofón, el ex gimnasta Li Ning —triple medallista de oro en Los Ángeles 1984—, recibió el último relevo de la antorcha olímpica, surcó los aires sobre una alfombra virtual —en un número que envidiaría Spielberg— y alimentó el pebetero en espiral con forma de barquillo con una bocanada de fuego que arderá durante los próximos 16 días.

Entre el ‘corredor espacial’ que llegó a encender el pebetero olímpico suspendido en la parte alta del estadio conocido como El Nido, las figuras multicolores que se fundieron durante la gala para formar imágenes  que quedarán para la historia, y el desfile de cápsulas culturales que salpicaron las más de tres horas de ceremonia, la inauguración de la justa olímpica en China deja para la memoria cientos de flashazos que aquí recopilamos:

 

© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
© Candidman © Candidman
 
 
© Candidman
Agosto 9, 2008.
 
 
Anuncios